Archivo de la categoría: Todas las recetas

bocados de banana

Cocino un montón con bananas, porque en casa tengo un monito que las ama, así que es un arma para entrar con alguna receta que sea «dudosa» para él, o como manera de rescatar cuando algunas quedan marrones y olvidadas.

Los budines y panqueques son un clásico… pero también en verano los helados a base de banana son mis favoritos para satisfacer a mis hijos, en su insaciable ganas de comer helados.

Estos bocaditos la ROMPEN, son re fáciles y llevan 3 ingredientes (y 2 si los haces sin la capa de chocolate). Es ideal sacarlos unos minutos freezer antes de comerlos, son un excelente acompañante de un café, libro, peli…amor por estas recetas simples y deliciosas.

Ingredientes:

2 bananas maduras

2 cucharadas generosas de manteca de maní sin azúcar (en la etiqueta en ingredientes elijan una que tenga solo maní, hay muchas marcas en el mercado)

100 gr de chocolate 70 % cacao (o el que gusten)

Stevia o azúcar a gusto (yo no le pongo nada, quedan espectaculares sin)

papel manteca o separador de alimentos

Preparación:

Colocar el papel manteca o separador de alimentos en un tupper o fuente pequeña (yo usé una de 8×18 cm). Reservar

Procesar las bananas junto con la manteca de maní, hasta obtener una crema uniforme. Distribuir la mezcla en la fuente hasta que quede una capa finita y pareja, aproximadamente 1 a 1,5 cm. Tapar y llevar al freezer al menos 4 horas.

Derretir el chocolate y cubrir el marroc de banana. Llevar al freezer.

Antes de servir, desmoldar y cortar en cuadrados.

locro veggie

El Locro me es infancia en la escuela: las maestras y los padres cocinando desde muy temprano en varias ollas de hierro sobre un fogón caliente y rojo. Niños jugando mientras los adultos trabajan en equipo. Remojar, picar, poner, mezclar, esperar, porcionar, vender. Es aroma ahumado, es llegar tarde a casa y comer una comida suntuosa y caliente.

Mi versión preferida de adulta es la vegetariana, la hago a menudo en invierno porque me resulta rica, reconfortante. Es una receta fácil, solo hay que organizarse antes para remojar las legumbres, picar los vegetales y tener algunas horas disponibles para esperar que este plato este listo.

Van a necesitar:

150 gr de porotos alubia

100 gr de maíz pisado blanco

1 cebolla

1 zanahoria grande

1 ramita de apio

1 kg de zapallo (anco o cabutia o una mezcla de ambos, el que tengan de tonaidad naranja)

1 cucharada de comino molido

1 cucharada de pimenton ahumado

sal marina a gusto

2 cucharadas de aceite de oliva

agua o caldo c/n

1 cucharada de hongos secos remojados (opcional)

Preparación:

La noche anterior dejar en remojo los porotos y el maiz (por al menos 8 hs)

Picar la cebolla y el apio. Rallar la zanahoria, y cortar el zapallo en cubos pequeños (también pueden cortar la mitad y rallar la mitad)

Calentar el aceite en una cacerola, agregar los vegetales, rehogar muy poco, con 2 minutos es suficiente (el Locro se cocina básicamente todo junto a fuego lento). Incorporar el comino, el pimentón, el maíz, los porotos, el zapallo y los hongos en caso de usarlos. Incorporar el agua o caldo, hasta que cubra y sobrepase todo por 2 ó 3 cm los ingredientes.

Revolver y cuando rompa hervor, bajar el fueg.

Cocinar a fuego bajo por aproximadamente 2 a 2 y 1/2 horas. Revolver cada tanto y si ven que es necesario ir agregando líquido. Para que el Locro este en su punto, no es suficiente con el poroto y el maíz tierno, tiene que estar «cremoso». Esta listo cuando el zapallo se deshizo en casi su totalidad. Miren las fotos para tener referencias.

Salsa quiquirimichi: (es la salsa picante que se sirve con el Locro)

2 ramas de cebolla de verdeo (yo use cebolla porque no tenía)

3 cucharadas de ají molido

1 cucharada de pimentón

150 cc de aceite de maíz, de oliva o de girasol

1 chorrito de gua fria

Preparación

Picar el verdeo, saltearlo con 2 cucharadas del aceite, el pimentón y el ají molido. Apagar el fuego. Agregar el resto del aceite y el chorro de agua. Reservar.

Dal de lentejas rojas

Las lentejas turcas tienen la gran ventaja de cocinarse en pocos minutos, sin previo remojo. En casa es el comodín cuando quiero comer algo nutritivo pero tengo poco tiempo o no llegué a planificar la comida. Vale que lo pruebes al menos una vez.

Esta es una de esas recetas perfectas, que no fallan. La lista de vegetales que usé aquí, son los ingredientes que casi siempre tengo en casa, pero pueden cambiarlos tranquilamente o remplazar por otros de su agrado, a veces le pongo tomate, berenjena, batata, hongos, un chorrito de leche de coco, o espinaca cruda y cortada bien finita justo después de apagar la cocina. Y también es una comida que se puede frezar perfectamente y queda increíble recalentada.

Tienen alguna receta con lentejas rojas para compartir? me la dejan en comentarios?

Ingredientes:

3 cucharadas de aceite (de oliva o el que uses)

1 cebolla

1 rama de apio

1 zanahoria

1 puerro

1/4 de morron

1 zapallito verde

1/2 taza de anco

1 taza de lentejas rojas

2 y 1/2 tazas de agua o caldo

1 cucharadita de pimentón ahumado

1/2 cucharadita de curcúma

1/2 cucharadita de curry indio

sal y pimienta

Preparación:

Picar todos los vegetales en pequeños cubos, o si prefieren pueden rallarlos.

Calentar unos minutos el aceite en una cacerola, y agregar primero la cebolla y el morron, cocinar por 5 minutos, revolviendo cada tanto. Agregar el resto de los vegetales, salpimentar, y cocinar por 25/30 minutos, hasta que las verduras estén bien tiernas. Pueden ir agregando pizcas de agua, para que no se peguen al fondo. Y revolver cada tanto. Este es el «gran secreto» para que el Dal quede espectacular: cocinar bien las verduras, que se mezclen los sabores, que se amiguen en la cacerola. Agregar los condimentos, revolver por unos segundos. Agregar las lentejas y el agua o caldo. Cocinar por aproximadamente 15 a 20 minutos, hasta que las lentejas estén bien tiernas.

Servir y disfrutar!

pochoclos con chocolate


Cuando era niña, cruzando la calle, justo en frente, vivía la tía Paulina. Para todos los vecinos era Doña Paulina, pero para mis hermanos y para mi era la tía (aunque más que tía podría haber sido abuela por la edad). Era una señora de cara alargada, altura promedio y trasero bien, bien gordo. Siempre usaba vestidos floreados y alpargatas en los pies.

De la tía Paulina tengo una montaña de recuerdos, pero sobresalen 3: el té de burrito y cedrón que me recetaba para curar el empacho, que en su casa había un cuarto solo para su loro, y que hacía los pororó (que es como llamamos en el litoral Argentino a los pochoclos o palomitas de maíz)más blancos y grandes que probé.

Cada vez que mis papás querían discutir me mandaban a la casa de la tía. Yo llegaba angustiada, ella sin decirme más que hola, me mandaba a buscar diarios que guardaba abajo de la máquina de coser, y me pedía que por favor haga conos. Eran conos grandes, uno por hoja. Y la tía, mientras en una cacerola de aluminio, que siempre estaba reluciente,empezaba a hacer pororó. Cuando estaban listos los mezclaba con un poco de sal, y juntas llenábamos los conos.

Después íbamos al jardín, yo me sentaba entre los malvones, burritos, rosas y cedrones, y ella se ponía a colgar ropa. En ese momento, toda el miedo que traía de casa se esfumaba, y de repente, mientras comía los pororó sentía una hermosa tranquilidad. Sentía que todo iba a estar bien.

Los pochoclos no me gustan mucho ni nada por el estilo, pero últimamente me vi haciéndolos seguido. Esta cuarentena eterna, todos estamos con días mejores, días peores, y esta bien, es la primera vez que vivimos algo así, y ojalá sea la única. Pero lo que si les puedo decir, es que al final todo va a estar bien.

Receta:

Mas que receta les dejo el procedimiento, porque yo los pochoclos los hago como aprendí mirando de Paulina y es a ojo. Pero no se preocupen que es muy sencillo.

Necesitan una olla con tapa. Colocan un poquito de aceite, solo para cubrir el fondo. Luego agregan maíz pisingallo solo hasta que quede cubierta la base (no una capa amontonada, porque quedan algunas semillas sin explotar).

Ponen a fuego medio primero, y cuando empiezan a explotar a fuego bajo. Cuando terminan de sonar, ya están listos. Así en caliente le ponen sal a gusto y mezclan bien. Ya están listos para comer!

Si quieren hacer unos extraordinarios pueden mezclarlos con unas cucharadas de chocolate derretido y espolvorearlos con canela. Es una fiesta!

sopa de berenjenas

Sopa con cualquier vegetal, sobre todo en épocas donde la temperatura es baja. Son tan reconfortantes. Sopa como entrada, Sopa para una cena fiaca, sopa para un almuerzo rápido. Sopa con queso gratinado, con huevo, con una rodaja de pan, con ensalada, con croquetas. Sopa con todo! Abrí tu heladera y seguro haces alguna rica con lo que tenés.

Los miércoles compramos frutas y verduras agroecológicas en la cañada, Maschwitz. Y la última vez trajimos como 15 berenjenas que pesaban 1 kg. Las hice todas al horno, algunas las comí con aceite de oliva, ajo y sal. Otras quedaron un poco olvidadas en la heladera. En esos días, vimos libros de cocina con los chicos, y ellos me decían que querían que les cocinará (cuarentena eterna ya no sabemos que hacer!). Pues bien, mirando libros, agarré uno que me encanta, que se llama Jerusalem. Y ahí estaba una sopa de berenjenas! Por supuesto, como suele pasar no tenía todos los ingredientes que pedía la receta, pero no me importó nada, la inspiración ya estaba.

van a necesitar:

1 cebolla

1 diente de ajo

1/4 morrón

2 tomates secos (o 1 tomate , o 1 cucharadita de extracto de tomate)

350 gr de berenjena asadas y sin piel

6 a 8 semillas de coriandro

3 cucharadas de aceite de oliva

350 cc de caldo

sal y pimienta a gusto

4 hojas de albahaca más extra para decorar

Preparación:

Picar la cebolla, el ajo y el morrón en cubos.

Calentar una olla, agregar el aceite, las semillas de coriandro y revolver por 20 segundos. Agregar las cebolla, el ajo y el morrón. Salpimentar. Cocinar unos minutos hasta que estén transparentes. revolver cada tanto para que no se quemen.

Agregar el caldo, el tomate, las berenejas y cocinar por unos 15 a 20 minutos. Apagar el fuego. Agregar las hojas de albahaca y licuar o mixear todo hasta obtener una crema espesa. Probar y rectificar de sal y pimienta si es necesario.

Servir y decorar con hojas de albahaca (yo usé un aceite de albahaca que suelo tener en el freezer. Se hace muy simple mixeando albahaca con bastante aceite, 1 diente de ajo, sal y pimienta. Lo guardo en cubeteras)

bocados nutritivos crudos

En casa todos los días queremos comer chocolate, para mi no hay nada más placentero que tomar un té y comer un bocadito de algo rico cuando duermo a los chicos. Silencio, paz, un ratito de tranquilidad.

Bruno come estos con cara de me estas estafando, se que existe el Toblerone. Y Sofi es adicta a estas bocados. Yo los guardo en la heladera y ella a cada rato se para en la puerta y me dice quiero eso rico que me gusta mucho jaja. Yo feliz, la dejo comer todas las veces que me pide porque son súper nutritivas pues tienen frutos secos, semillas y endulzante natural.

Para endulzar estas barritas, usé unos dátiles que tenía, pero también las hago con pasas de uva, ciruelas pasa, o una mezcla. Lo mismo con los frutos secos, puedo usar almendras, nueces, cajú (las hago prácticamente una vez por semana y respetando las cantidades salen bien independientemente del endulzante y fruto).

Van a necesitar:

1 y 1/2 taza de dátiles (pasas de uva o ciruelas pasa o mezcla pero respetando total)

1 taza de almendras (o nueces o cajú)

2 cucharadas de semillas de chía

1 cucharada de semillas de sésamo

2 cucharadas de cacao amargo

2 cucharadas de aceite (usé de oliva suave, pero puede ser de coco o neutro)

aceite para untar el molde

Preparación:

Idealmente es preferible moler las semillas, porque nuestro cuerpo no puede digerirlas enteras,pero si no tienen mortero, molinillo o les da fiaca pueden omitir este paso.

Colocar todos los ingredientes juntos en una procesadora, y procesar por unos minutos hasta que la preparación se una y los frutos secos estén molidos bien pequeños. (Mi procesadora es vieja y tiene mucho uso, a mi me lleva entre 10 y 15 minutos este trabajo, pero depende que procesadora tengan el tiempo puede variar y ser menos).

Colocar la mezcla sobre un molde apenas aceitado, y aplastar bien para compactar. Yo lo hago con las manos y luego con una cuchara. Dejar reposar en heladera por lo menos dos horas antes de cortar para que termine de endurecer la mezcla. conservar refrigerado, dura 10 días.

ketchúp sin cocción

En casa hacemos mix. Consumimos el ketchúp industrial, que Bruno llama el ketchúp de verdad, Sofia el ketu lojo (rojo) Y el ketchúp que hago yo, que esta buenísimo de sabor, pero obviamente no es como el de paquete, al que bruno llama el ketchúp de mentira, y sofi el ketu malon (marrón).

Si es por mi, siempre comerían este, pero la verdad es que el otro les encanta, y si bien tiendo a que nuestra alimentación sea lo mas natural y sana posible, no creo en las prohibiciones. Por lo que cada tanto lo compro. Conté toda esta historia, para que no se imaginen al hacerlo que van a obtener el sabor clásico, pero si les puedo asegurar que es rico, tanto que hasta mis niños que conocen el de verdad lo comen.

Vienen cocinando mucho esta cuarentena? por casa no paramos!

Me encuentran en instagram como la.rochi-lazarczuk

van a necesitar:

2 tomates peritas maduros (si no es temporada 1/2 taza de tomate en conserva)

3 o 4 tomates secos hidratados

1 cucharadita de vinagre de manzana

1/4 taza de pasas de uva o ciruelas pasas o 5 dátiles o azúcar a gusto (esto es para darle el dulzor, pueden agregar sacar según preferencias personales)

sal y pimienta a gusto

Preparación:

Licuar o mixear todos los ingredientes hasta obtener una emulsión. Reservar en la heladera hasta el momento de usar. Pueden conservar este aderezo hasta 3 días en heladera

croquetas de Yamaní y Brócoli


Las croquetas me resultan prácticas porque las puedo tener en el freezer y en un chasquido de dedos resuelvo una comida, y porque es una excelente opción para que los niños (o adultos) prueben vegetales que dicen no gustarles.

Estas croquetas son básicas, tienen solo 4 ingredientes, porque las hice pensando en que las coman mis hijos. Pero pueden agregarles más condimentos: curry, jengibre, pimentón, o hierbas! o acompañarlas con algún aderezo picante. Rociadas con unas gotas de jugo de limón son muy ricas!

me cuentan si las prueban?

p/d estoy en instagram como la.rochi_lazarczuk, los espero!

ingredientes:

2 y 1/2 taza de arroz yamaní hervido

1 taza de brócoli cocido al vapor o hervido

2 cucharadas de semillas de sésamo

sal y pimienta a gusto

Preparación:

Lo más importante de la receta es escurrir muy bien el brócoli, para sacarle el líquido. Yo tenia hervida 1 flor grande (casi 2 tazas), la escurrí con un repasador y quedo 1 taza.

Procesar todos los ingredientes juntos, durante algunos minutos hasta obtener una pasta. Con las manos apenas húmedas (para que sea fácil trabajar la pasta) tomar porciones y darle forma de croquetas.

Colocarlas sobre una placa apenas untada con aceite y hornearlas a fuego moderado por 20 minutos aproximadamente, o hasta que estén doradas.

coquetasveganas, recetasveganas, veganfood, recetassaludables, healthyfood, recetasconyamanñi, yamani, brócoli, recetasconbrócoli, recetasvegetarianas, recetasparaniños, croquetas

pudding de chia

Las semillas de chía vuelan en mi cocina. Las suelo poner en los helados de frutas que preparo en casa, sopas, ensaladas, licuados, y también las uso mucho en pastelería, cuando quiero remplazar todos o una parte de los huevos de la receta.

Me parecen un alimento súper nutritivo. Si bien la idea de este blog no es hablar de los beneficios de los alimentos, si no compartir lo que a mi me gusta y me hace bien comer, les puedo decir que son ricas en fibras (son saciadoras y controlan el nível de azúcar en sangre), proteínas (ayuda a la recuperación muscular cuando hacemos deportes), calcio (fortalece los huesos) y Omega 3 (reduce inflamaciones, controla los níveles de colesterol).

Una receta muy fácil y deliciosa para empezar a consumirlas, son los puddings. Básicamente es mezclar estas semillas con jugos, licuados, leches, y dejar reposar hasta que tome consistencia. Yo los consumo en el desayuno para empezar el día con mucha energía, y estar al ritmo de un niños de 4 años y una niña de 2. También son una excelente opción como postre saludable o como merienda nutritiva!

van a necesitar para la capa de chocolate: (toda la receta rinde para 4 porciones)

1 cucharada de cacao amargo

3 cucharadas de semillas de chia

4 unidades de dátiles (o stevia, miel, azúcar, pueden modificar la cantidad según su paladar)

1 taza de leche de coco

Licuar todos ingredientes. Dejar reposar por lo menos dos horas en la heladera o toda la noche.

para la capa de frutos rojos:

1 y 1/4 taza de frutos rojos (usé congelados)

1 cucharadita de azúcar mascabo (o la que usen)

3 cucharadas de semillas de chía

Preparación:

Colocar los frutos en una cacerola. Llevar a ebullición. Cuando rompe hervor, apagar el fuego, agregar el azúcar y las semillas. Mezclar bien y dejar reposar por lo menos 2 hs en heladera (o toda la noche) antes de consumir.

Para preparar el desayuno, merienda colocar en un bowl o vaso, 1 capa del pudding de caco y una capa del pudding de frutos rojos. Agregar frutas frescas cortadas (preferentemente que sean de estación) también se puede agregar coco rallado, semillas, frutos secos.

galletitas de chocolate y coco

Todos los niños aman las galletitas y mis hijos no son la excepción. Nosotros como padres decidimos que su alimentación sea lo más sana y natural posible. Incluimos en el desayuno y merienda un plato con frutas en trozos que compartimos en familia. Por suerte comen frutas de todos los colores (las verduras son un capítulo aparte).

Y los involucramos en muchos procesos de preparación de alimentos, como poner la mesa, pelar las frutas que pueden según su edad, ayudar a cocinar cosas simples como cookies, pan, etc. Los niños pueden aprender de cada cosa. Ellos disfrutan descubrir tocando que; la piel de un durazno es muy suave y la del ananá es áspera. Cada día es una oportunidad! y vale la pena el enchastre, que es el lado b de todo esto jaja.

Con respecto a las galletitas, están adaptadas a ellos, porque a mi me gustan más con tropezones de frutos secos, chocolate, o pasas de uva (que les gustan tanto que sacan una a una y dejan la masa a un costado) por lo que decidí hacerlas simples para ellos y ponerle un poco de chocolate a algunas para mí.

Espero que la prueben y me comenten que les parecieron, Los leo

van a necesitar:

100 cc de aceite (usé uno muy suave de oliva)

200 gr de azúcar mascabo, integral o la que usen

2 huevos

1 cucharadita de extracto de vainilla

250 gr de harina integral (si usan blanca 0000 también sirve)

25 gr de cacao amargo

1 cucharadita de polvo de hornear

1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio

140 gr de coco rallado

Opcional: nueces, almendras, pasas de uva, chips de chocolate

Preparación:

Mezclar el cacao, con harina, el coco, polvo de hornear y bicarbonato de sodio.

Batir los huevos con el azúcar, el aceite y el extracto de vainilla.

Mezclar ambas preparaciones hasta unir. Dejar descansar 1 hr en la heladera.

Con una cuchara, tomar porciones de masa y hacer bolitas. Colocarlas separadas entre si, sobre una placa aceitada y enharinada o sobre papel manteca aceitado. Aplastarlas un poco y cocinar en horno a temperatura media por 10 a 12 minutos. O hasta que tengas base dorada pero la parte de arriba siga un poco blanda.

Desmoldarlas mientras están calientes con la ayuda de un cuchillo o espátula, Dejar enfriar completamente para que tomen la consistencia final.

Guardar en recipiente hermético.