Archivo de la etiqueta: blog de cocina

croquetas de mero y merluza

1croquetaspescado

1recetasmerluza1recetaspescado

Inspirada en las vacaciones, el fin de semana largo y el mar (aunque me toque estar en buenos aires), usé por estos días en mi cocina pescado.Todos conocemos los beneficios de comer pescado: tiene pocas calorías, es fuente de proteínas y ácidos grasos esenciales. Eso si, tiene que ser lo más fresco posible!

Si al igual que yo, viven lejos de pescaderías, una buena manera de consumirlo frecuentemente es comprar para cocinar algo rico y más elaborado ese mismo día, y una cantidad extra para prepararlo en formas que se puedan congelar. Estas croquetas son ideales y muy ricas. El secreto: usar condimentos para darle sabor.

Anímense a prepararlas! las croquetas o medallones súper congelados están pre-fitos, por lo dejan de ser tan saludables.

Coman rico y disfruten del aires libre!

Besos

1croquetasmero

Tip: Siempre que preparen apanados, como croquetas o milanesas, es recomendable dejarlas reposar al menos media hora en heladera antes de cocinar. Así el pan se adhiere perfectamente a la carne y no se desprende al cocinarlo.Z

1recetaspescadofacilesVan a necesitar:

400 gr de mero sin piel ni espinas

600 gr de merluza sin piel ni espinas

1/2 cucharadita de orégano seco

1 cucharadita de pimentón ahumado

1 y 1/2 cucharadita de ralladura de limón

1 diente de ajo picado

1 cebolla picada pequeña

sal c/n

pimienta c/n

Para apanar:

3 huevos

1 cucharadita de mostaza

sal c/n

1 taza de harina 0000

2 tazas de pan rallado

Preparación:

Procesar todos los ingredientes (mero, merluza, orégano, pimentón, ajo, cebolla) por aproximadamente 7 a 8 minutos, o hasta obtener una pasta con pequeños pedacitos de pescado. (Si en tu procesadora no entra todo el kilo de pescado, procesalo en dos tandas). Salpimentar a gusto y procesar 1 minuto más para integrar.

Dividir la masa en 28 porciones. Con las manos apenas húmedas, para que la pasta no se pegue en las manos, armar con cada porción una croqueta.

Mezclar los huevos con la mostaza y salar. Pasar las croquetas por harina, sacudirlas un poquito para retirar el exceso.

Luego pasarlas por la mezcla de huevo y por último por el pan rallado. Pueden cocinarlas fritas o para hacerlas más livianas al horno.

Si las quieren congelar pueden hacerlo durante 6 meses (apto para pescados blancos).

Anuncios

Feliz Navidad para Todos!

La navidad y la nochebuena son unas de las celebraciones más importantes en el mundo occidental y, seamos cristianos o no, es la época del año en que nos reunimos con familiares y amigos para festejar.

En mi familia, y creo que en todas las familias argentinas, nos gusta comer pan dulce con el brindis. El pan dulce es una masa totalmente hidratada con huevos y manteca,  por eso es tan suave y esponjosa. Lleva frutas secas como nueces de pecan, almendras tostadas, nueces , y también uvas pasas, cascaras de naranjas glaseadas y frutas tropicales glaseadas.

Yo prepare pan dulce para compartir con mi familia y amigos, y ya que estaba le saque una foto para compartirla con ustedes. Es una receta que vale la pena probar, aunque lleva su tiempito porque primero tenemos que hacer una primera masa “la masa madre”, y luego la masa del pan dulce. Todo el proceso hasta que lo metemos en el horno llevará alrededor de 7 u 8 hs. Pero no se asusten, mientras la masa descansa , y entre proceso y proceso, nosotros podemos hacer otras cosas

Pueden usar moldes de papel como hice yo, o directamente cocinarlos bollados sobre una placa (ese seria el pan dulce milanes).

Secretitos para que quede bien:

  • Siempre que hagan una masa con levadura es importante que le den tiempo, porque para que queden bien es necesario que descansen lo suficiente.
  • La cantidad de extracto de vainilla que se pone es el 3 % del total del peso de la harina.
  • Al pan dulce tienen que cocinarlo (si tienen horno común) a 120 º c, 130 ºc, es decir bien bajo. Si tienen horno convector entre 150ºc y 160ºc.
  • Apenas sale del horno deben envolverlo en film, para que conserve toda la humedad.
  • Si no les gustan algunas de las frutas que llevan pueden dejarlos sin frutas o hacer sus propias combinaciones. Como por ejemplo chips de chocolate y pistachos, cascaritas de naranjas glaseadas y almendras, uvas pasas rubias y negras, etc. Solo tienen que saber que la proporción de frutas puede ir entre el 50 % del peso de la masa como mínimo al 200 % del peso de la masa como máximo.

Van a necesitar:

Para la 1º masa: levadura fresca 25 gr, miel 10 gr (una cucharada chica), harina 000 300 gr, leche 200 cm3.

Para la 2º masa o masa del pan dulce: la primera masa, 700 gr de harina 0000, 220 gr de azúcar, 5 gr de sal, 5 o 6 huevos (deben ir viendo la cantidad que pide la masa), 30 cm3 esencia de vainilla, 70 gr de levadura fresca,  250 gr de manteca, ralladura de dos limones, y ralladura de dos naranjas, agua de azahar 15 cm3. Frutas: nueces 200 gr, frutas glaseada 250 gr, rhum 50 cm3, almendras tostadas 200 gr, uvas pasas rubias 150 gr, castañas de cajú 100 gr, pistachos 150 gr.

Como prepararlo:

Para la primera masa:

Mezclar la leche con la levadura  para que esta se disuelva bien y la miel. Luego mezclar con la harina. Hacer un bollo y dejar descansar tapado hasta que aumente al doble su volumen.

Para la segunda masa:

Mezclar en un bowl los huevos, la sal, el azúcar, la miel, y las esencias. Mezclar en otro bowl la primer masa rota en pedacitos con la mano, la harina y la levadura. Agregar la mezcla de huevos e integrar bien  (se puede hacer con las manos). Por último agregar la manteca a temperatura ambiente (así es mas fácil incorporarla). Amasar hasta que se despegue de la mesada y quede una masa lisa (es un rato que para mi es el más lindo, porque se le da “amor” a la masa). Hacer un bollo y dejarlo descansar 15 minutos. Agregar la fruta e integrar bien. Luego dividir la masa en la cantidad de panes que quieran hacer (esto va a depender del tamaño que quieran. Pueden ir desde panes de 1 kg hasta individuales de 75 gr). Dejar reposar otros 15 minutos más. Colocarlos adentro de los moldes: el bollo que pongan adentro del molde tiene que ser de la mitad del tamaño del molde, porque tienen que dejar que reposen tapados hasta que crezcan hasta arriba, es decir, hasta que doblen su tamaño. Cocinar en un horno suave (el tiempo depende del tamaño de la pieza).

 

Yogur y Pan Agrio

 

De mi niñez en la casa de mi abuela tengo muchos recuerdos: su perfumada quinta jardín con azahar, las naranjas colgadas eternamente del naranjo (ya que ni los pájaros querían  comerlas de lo amargas que eran). También recuerdo a mis hermanos y yo haciéndonos piecito para poder agarrar unos cuantos limones  y con ellos preparar una refrescante limonada (añadiéndole unas cucharadas de azúcar, mucho hielo, y agua recién sacada del oscuro aljibe con el balde y la soga).

Nos recuerdo comiendo mandarinas (del árbol propio) en las cálidas siestas del invierno chaqueño. Su árbol de moras, que en ese momento usava con  mis amigas del barrio cual rouge. Las dulces granadinas que tanto me gustaban y a la vez me parecían tan extrañas, pero no tanto como ese fruto que antes de serlo era una bella flor blanca con centro azul-viólaceo: el “Mburucuyá”. O cortando burrito y cedrón para el mate por pedido de algún adulto.

¡Y como olvidarme de “Don Galazo”, que todos los días nos traía ese pan casero recién cocido en su horno de barro! Y del carro traccionado por caballos y conducido por un anciano de rostro rubicundo que al pasar por la casa nos dejaba huevos de yemas anaranjadas y leche fresca.

Esa leche, era transformada mágicamente por mi abuela en yogur, dejándola toda la noche adentro de una olla  enlozada y tapada con unos cuantos repasadores sobre su cocina de hierro. ¡Que delicia ese yogur que nos servia como postre con un poco de frutas picadas y otro poco de miel!

Y esa acción, “hacer el yogur”, es uno de los legados que mi abuela me dejo. una o dos veces a la semana lo preparo, ya que sabe muy diferente al industrial: es más rico!

 

Mis consejitos:

  • Para preparar el yogur compren un pote de sabor natural solo la primera vez, luego reserven un vaso del yogur casero para hacer más.
  • El yogur casero dura 4 días en heladera para beberlo, y dos días más para otras preparaciones.
  • Con un pote de yogur pueden hacer hasta 4 litros de leche.
  • No lo endulcen, así una vez hecho, pueden utilizarlo tanto para preparaciones dulces como saladas.
  • El yogur preparado tiene una consistencia más líquida. Para que quede más firme agréguenle una taza de leche en polvo por litro de leche.

Van a necesitar:

  • De 1 a 4 litros de leche, dependiendo la cantidad que quieran hacer.
  • 1 pote de yogur (Recuerden, solo la primera vez).

 

Cuando esta a esa temperatura, si lo quieren firme agregar la leche en polvo y mezclar bien. Luego, el pote de yogur y mezclar bien. Dejar tapado con repasadores de 7 a 14 hs y …a disfrutarlo como más les guste!

Con yogur se pueden elaborar muchas cosas: colaciones, aderezos de ensaladas, licuados, trifles, salsas para postres, tortas, entre otras cosas. A mi particularmente me gusta mucho un pan agrio hecho con yogur. Es muy rico y fácil de hacer, si tienen en cuenta algunos cuidados con la levadura y con el amasado:

  • La sal no debe ir directamente sobre la levadura porque la mata, tienen que mezclarla siempre con la harina.
  • Si el agua esta fría, el proceso de levado será más lento, si esta tibia, más rápido, pero nunca debe estar muy caliente, porque eso también mata la levadura.
  • Generalmente se recomiendan harinas 000 para elaborar panes.
  •  Si amasan a mano, tienen que hacerlo por espacio de 5 a 10 minutos, hasta que la masa este uniforme.
  • El pan esta listo cuando le dan golpecitos a la base y ésta suena hueca.

 

 

Para hacerlo necesitan:

  • 10 gr de levadura en polvo (1 sobre)
  • 450 gr de yogur
  • 150 cc. de agua
  • 1 kg de harina 000
  • 20 gr de sal
  • 2 cucharadas de azúcar.

Se hace así:

Mezclar el yogur con el agua y entibiar apenas ( un poco mas q T°  la ambiente). Mezclar la harina con la levadura, el azúcar, la sal e ir agregando de a poco la mezcla de agua y yogur, hasta formar un bollo.

Amasar por 5 o 10 minutos, hasta que la masa quede homogénea y suave. Hacer un bollo y taparlo bien. Dejar descansar por 20 minutos.

Sacarle el gas, dividirlo en 2 partes iguales y hacer 2 bollos. Dejar descansar tapados sobre una placa enmantecada  hasta que crezcan el doble de su tamaño. Practicar 3 cortes paralelos, pincelar con agua y hornear aproximadamente por 45 minutos (o, hasta que las bases suenen huecas).

 

Sacale el gas, dividilo en 2 partes iguales y hace 2 bollos, dejalo descansar tapado hasta que crezcan el doble de su tamaño sobre una placa enmantecada, practica 3 cortes paralelos,pincelalos con agua y hornealos aproximadamente por 45 minutos (o, hasta que las bases suenen huecas).

El motivo deser de Dionisio: El vino

¿Quién no ha descorchado alguna vez alguna botella de vino para acompañar una rica comida de domingo?

¿Quién, en sus hogares ha descorchado una botella de vino, para analizar sus características, y que ellas sean el tema central de conversación en la mesa?

Existen dos tipos de vinos, los modernos, aptos a catas y análisis: que el vino me recuerda a la vainilla, que redujeron la cantidad de jugo y dejaron la misma cantidad de hollejo-pepas (sangría), para obtener el malbec de color  intenso, que es robusto por el tiempo que estuvo en contacto con el roble, que el sabor se debe a que los vinicultores agregaron cierta levaduras seleccionadas y traídas de nose donde, etc.

Estos vinos, a mi entender, están a la altura de un complicado problema de análisis matemático, y eso solo lo puede resolver un matemático.

Y en otro grupo se encuentran los vinos que me gustan  descorchar,  los que son  para beberlos, no para analizarlos. Me gusta que el vino este sobre la mesa y comparta amistad con los invitados. Es que para mí el vino es eso: acompañante de la comida, de un encuentro con amigos, de una larga y tendida charla sobre la vida, de brindis por un motivo. El vino en mi mesa nunca es la estrella, nunca hablo de él.

Me gusta gozarlo. Es que a pesar de lo que nos quieran hacer creer, el vino no es un inalcanzable objeto de culto snob. Si bien se que existen en el mercado vinos extraordinarios que merecen su especial atención, describirlos en catas y ganar como vino del año en el distinguido concurso Mediterranean International Wine Challenge.

Hace poco estuve en San patricio del Chañar, un lugar de los más nuevos en el mapa vitivinícola, donde se encuentran bodegas como “valle perdido”; “NQN”; “Familia Grittini”;”familia Schroeder” y “Fin del mundo”

Recorrí un viñedo  de bodegas NQN (malma) viendo cara a cara el proceso mediante el cual, la uva, se convierte en vino. Yo cataba, mientras una enóloga me explicaba las diferentes características de sus productos (desarrolla las líneas: Colección NQN, Malma Reserva, Malma y Picada 15).

Y esa experiencia afirmo mi teoría de que debemos pensar menos los vinos y tomarlos más. Sin miedo a equivocarnos en  que si la elección realizada es la correcta, pues de a poco podemos ir aprendiendo. ¿Pensaste ya en ir llenando tus mejores copas (esas que guardabas para un vino especial)  con vino, solo vino?

Muffins de frutillas y chocolate negro

Es sábado a la tarde, y también es temporada de frutillas ¡Si, las coloradas, jugosas y dulces frutillas están invadiendo todas las verdulerías con su delicado aroma!. Y yo, de paso por una, no pude evitar regresar a casa con una bolsa llena de ellas.

Pero es sábado a la tarde, y en un rato vienen amigas a casa a tomar el té, así que tengo un poco de tiempo para agasajarlas preparando unos esponjosos y húmedos muffins: esos pequeños gustitso dulces que vienen dentro de  divertidos pirotines coloridos.

Terminamos bebiendo  té, charlando y disfrutando de estos ricos muffins. Les dejo una foto para que los vean.

Consejitos para que les salgan bien:

  • Usen siempre muffineras (y ahí colocen los pirotines). Así van a evitar que se te deformen en el horno.
  • Llenen el pirotin hasta ¾ porque como todas las recetas de muffins llevan generalmente polvo leudante o bicarbonato de sodio van a crecer durante la cocción.
  • Los ingredientes  se  mezclan solo para  hidratar los sólidos, sin batir demasiado, así se aseguran  que la mezcla  quede con la típica textura densa y húmeda.
  • Para saber cuando están hechos pinchen uno con un palito de brochette Si sale limpio, ya están.
  • Confíen en su creatividad: los muffins generalmente quedan bien con cualquier combinación de frutas y especias.

Y por último les dejo la receta (inspirada en la original de Julie Andrieu) para que puedan disfrutarlos:

Van a necesitar:

270 gr de harina 0000

2 cucharaditas de polvo de hornear

1 pizca de sal

175 gr de azúcar

250 gr de crema de leche

2 huevos

80 gr de manteca derretida a T° ambiente

150 gr de frutillas cortadas a grosso modo

 110 gr de chocolate negro picado.

Primero precalentar el horno a T° media, tamiza la harina con la sal y agregar el azúcar.

Por otro lado, batir la crema con los huevos y la manteca derretida.

Incorporar esta pasta a la mezcla de harina, sal y azúcar.

Por Ultimo agregar el chocolate y las frutillas.

Rellenar los moldes y hornealos  25 minutos aproximadamente.

Caviahue, Neuquen

La gastronomía de caviahue es amateur y familiar, sin demasiadas pretensiones. Generalmente los bares y restaurantes  son  atendidos por sus dueños, quienes demuestran amor hacia la simple  y noble tarea de “restaurar”.

A la mesa, dispuesta con modestia, siempre llegan verdaderos manjares traídos con sencillez.

Recuerdo  las pizzas acompañadas de cervezas artesanales  de  “El bocado”, una pequeña pizzería que cuenta con espacio para solo 20 comensales por lo que siempre hay que reservar. Pizzería  que además de una atención amena ofrece especialidades  con trucha ahumada y queso blanco; o su clásica de manzanas y bondiola; peras caramelizadas, roquefort y cerdo, entre otras especialidades.

También el clásico chivito asado por el propio nito (en la parrilla que lleva su nombre), con leña y con largas horas de cocción. El menú incluye  jugosas empanadas fritas de entrada y ensalada para acompañar.

Los hoteles tienen  menús especiales a la noche, con productos autóctonos,  entre ellos te pueden ofrecer  cazuela de lentejas y cordero patagónico, pan y  vino. De postre peras al malbec. Nada más, nada menos.

 Hay un tesoro que es difícil de encontrar pero vale la pena buscarlo: los alfajores hechos con harina de piñón (pues la harina la hacen los Mapuches en pequeñas cantidades cada año). La masa tiene  textura crocante y el relleno es frutal y húmedo.

 Como todo lugar de la Patagonia Argentina  no pueden faltarlos chocolates, se pueden adquirir en dos lugares: “Dulce Aldea” y Abba Ricci”. Aquí también podes encontrar  mermeladas y licores artesanales hechos con variedades  interesantes como Rosa mosqueta, sauco, grosellas, entre otras. Y hay, aquí también  productos como ciervo, trucha y corderos ahumados.

Otros datos paralelos a la actividad gastronómica que me parece necesario contarte es que en Caviahue hacen cremas corporales a base de aguas termales, extraída de su centro termal, que funciona bajos los meses de verano.

 Hay varios paseos  y galerías de donde podes  ver objetos artesanales regionales y también delicados tejidos mapuches (eso sí, te los venden en dólares).

Y hay gente festiva! A pesar del frio (-40 °C) acuden a fiestas al aire libre en la nieve, que comienzan a la tarde con música, baile, y barra y continúan  hasta pasada  la medianoche.

Selva Negra

 Un lago tranquilo que refleja montañas vestidas de blanco, un inmenso volcán, araucarias firmes bajo metros de nieve, autos que solo pueden transitar con cadenas, temperaturas que en invierno oscilan entre los  -20° C y hasta  -40°C, ¡y nieve, mucha nieve! Así es  Caviahue; un pequeño pueblo de 600 habitantes cuyos hogares están encendidos día y noche.

En este acogedor paraíso transcurrieron mis vacaciones de invierno de la cual me quedan bellos recuerdos y en especial uno que hoy les voy a contar.

Era el último día en este precioso pueblo. Arrancó temprano como siempre y era un día particularmente frio pues  ni siquiera la ropa térmica impedía sentirlo.

El desayuno se presento con  tortas caseras, variedad de tés, y tostadas recién hechas con mermeladas artesanales de algún fruto rojo.

Como sabia que ya se estaban terminando mis vacaciones  no quería dejar de disfrutar un instante el placer de practicar snowboard, por lo que el día continúo siendo particularmente agitado. Realice infinidad de ascensos y descensos a la montaña, ¡Fui la primera persona en subir a la mañana temprano y la última en irse pasada las cinco de la tarde!, estuve alrededor de ocho horas  aprendiendo nuevos trucos  (lo que implica caídas, golpes y frustraciones).

La parte más importante del día fue la recompensa a tanto esmero: al atardecer concurrí a una acogedora casa de té (la casona de tito). Su dueña y pastelera me invito una clásica porción de selva negra, rellena de crema batida y frutos rojos acompañada por una caliente y espesa taza de chocolate dulce.  Y así, termine feliz mis vacaciones!

¿Te tentaste y  ahora queres  hacer esta fabulosa torta? te dejo una receta de selva negra basada en el libro Larousse de los postres, previo te doy mis secretitos para que te salga bien:

  • Antes de batir la crema y el azúcar, te conviene mezclarlas y dejarlas en la heladera diez minutos, después de este tiempo, el azúcar se habrá disuelto y la crema tendrá una textura aterciopelada!
  • Los almibares que son para humedecer bizcochuelos deben ser ligeros, por lo tanto suelen estar listos cuando rompen hervor.
  • Usa los almibares a T° ambiente, nunca los uses calientes.
  • Arma tu torta sobre una tabla, y después pásala con cuidado a la fuente que va a ir a la mesa.

 Vas a necesitar:

Un bizcochuelo de cacao de 700 gr (podes hacerlo, también se consiguen en todos los mercados locales) ,200 gr de azúcar, 350 cc de agua, 100 cc de kirsch (licor de cerezas que podes remplazarlo por algún otro licor de frutos rojos), 5oo gr de crema, 50 gr de azúcar, 270 gr de frutos rojos, 200 gr de chocolate rallado para decorar.

Primero hace un almíbar con el agua, el kirsch y el azúcar (va a estar listo cuando rompa hervor)

Batí la crema de leche con los 80 gr de azúcar y resérvalo en la heladera.

Corta el bizcochuelo en tres discos iguales. Empapa el primer disco con el almíbar, pone encima una capa de crema chantilly, coloca 90 gr de frutos rojos. Pone otro disco de bizcochuelo y hace lo mismo. Coloca el último disco de bizcochuelo. Decora la torta cubriéndola con crema chantilly y encima el chocolate rallado. Guárdalo en la heladera 3 hs antes de consumirlo.